Salmos : 145 - bibliaclic Saltar al contenido

Salmos : 145

Texto integro del Libro de Salmos capítulo: 145

Salmos 145
Alabanza por la bondad y el poder de Dios
1Te exaltaré, mi Dios, mi Rey, Y bendeciré tu nombre eternamente y para siempre.
2Cada día te bendeciré, Y alabaré tu nombre eternamente y para siempre.
3Grande es Jehová, y digno de suprema alabanza; Y su grandeza es inescrutable.
4Generación a generación celebrará tus obras, Y anunciará tus poderosos hechos.
5En la hermosura de la gloria de tu magnificencia, Y en tus hechos maravillosos meditaré.
6Del poder de tus hechos estupendos hablarán los hombres, Y yo publicaré tu grandeza.
7Proclamarán la memoria de tu inmensa bondad, Y cantarán tu justicia.
8Clemente y misericordioso es Jehová, Lento para la ira, y grande en misericordia.
9Bueno es Jehová para con todos, Y sus misericordias sobre todas sus obras.
10Te alaben, oh Jehová, todas tus obras, Y tus santos te bendigan.
11La gloria de tu reino digan, Y hablen de tu poder,
12Para hacer saber a los hijos de los hombres sus poderosos hechos, Y la gloria de la magnificencia de su reino.
13Tu reino es reino de todos los siglos, Y tu señorío en todas las generaciones.
14Sostiene Jehová a todos los que caen, Y levanta a todos los oprimidos.
15Los ojos de todos esperan en ti, Y tú les das su comida a su tiempo.
16Abres tu mano, Y colmas de bendición a todo ser viviente.
17Justo es Jehová en todos sus caminos, Y misericordioso en todas sus obras.
18Cercano está Jehová a todos los que le invocan, A todos los que le invocan de veras.
19Cumplirá el deseo de los que le temen; Oirá asimismo el clamor de ellos, y los salvará.
20Jehová guarda a todos los que le aman, Mas destruirá a todos los impíos.
21La alabanza de Jehová proclamará mi boca; Y todos bendigan su santo nombre eternamente y para siempre.

Resumen del capítulo 145 del libro de Salmos

Salmo 145: Himno de Alabanza a la Grandeza de Dios

El Salmo 145 es un himno de alabanza y adoración a la grandeza y bondad de Dios. El salmista exalta el nombre de Dios y proclama sus maravillas por generaciones.

1. Exaltación del Nombre de Dios (Versículos 1-3): El salmista comienza el salmo exaltando el nombre de Dios y alabándolo por su grandeza. Declara su intención de bendecir a Dios y alabar su nombre por siempre.

2. Proclamación de las Maravillas de Dios (Versículos 4-7): El salmista se propone proclamar las obras maravillosas de Dios. Habla de la majestuosidad de las obras de Dios y de su poder asombroso.

3. El Dios de la Bondad y la Misericordia (Versículos 8-9): El salmista destaca la bondad y misericordia de Dios, quien es paciente y lleno de compasión. Dios muestra su amor a todas sus criaturas.

4. La Gloria del Reino de Dios (Versículos 10-13): El salmista habla de la gloria del reino de Dios y su dominio eterno. Reconoce que Dios es fiel en todas sus palabras y misericordioso en todas sus obras.

5. La Justicia y la Gracia de Dios (Versículos 14-16): El salmista expresa la cercanía de Dios a aquellos que le temen y lo invocan en verdad. Destaca que Dios suple las necesidades de sus fieles y satisface sus deseos.

6. Alabanza a Dios por su Obra Creadora (Versículos 17-21): El salmista alaba a Dios por su obra creadora y por su fidelidad en responder a las necesidades de sus criaturas. Declara su intención de bendecir y alabar a Dios por siempre.

7. Exaltación del Nombre de Dios (Versículos 1-3): A lo largo del Salmo, el salmista exalta el nombre de Dios y lo alaba por su grandeza. Declara su intención de bendecir a Dios y alabar su nombre por siempre.

8. Proclamación de las Maravillas de Dios (Versículos 4-7): El salmista se propone proclamar las obras maravillosas de Dios, hablando de la majestuosidad de sus obras y su poder asombroso.

9. El Dios de la Bondad y la Misericordia (Versículos 8-9): El salmista destaca la bondad y misericordia de Dios, quien es paciente y lleno de compasión, mostrando su amor a todas sus criaturas.

10. La Gloria del Reino de Dios (Versículos 10-13): El salmista habla de la gloria del reino de Dios y su dominio eterno, reconociendo la fidelidad de Dios en todas sus palabras y obras.

11. La Justicia y la Gracia de Dios (Versículos 14-16): El salmista expresa la cercanía de Dios a aquellos que le temen y lo invocan en verdad, resaltando que Dios suple las necesidades de sus fieles y satisface sus deseos.

12. Alabanza a Dios por su Obra Creadora (Versículos 17-21): El salmista alaba a Dios por su obra creadora y su fidelidad en responder a las necesidades de sus criaturas. Declara su intención de bendecir y alabar a Dios por siempre.

En resumen, el Salmo 145 es un himno de alabanza y adoración a la grandeza y bondad de Dios. El salmista exalta el nombre de Dios y proclama sus maravillas por generaciones. A lo largo del Salmo, se proclaman las obras maravillosas de Dios, se destaca su bondad y misericordia, se exalta la gloria de su reino y su dominio eterno, y se enfatiza su cercanía a aquellos que lo temen y lo invocan en verdad. El salmista también alaba a Dios por su obra creadora y su fidelidad en satisfacer las necesidades de sus criaturas. El Salmo 145 es una expresión de adoración y gratitud a Dios por su grandeza y amor inagotable.